Microsoft Holographic, y el uso responsable de la tecnología.

Realidad virtual, smartphones cada vez más avanzados, apps y servicios innovadores, resolución 4K, con tanto avance tecnológico es fácil perderse entre todos ellos sin saber realmente que está pasando dentro del mundo digital.

 La realidad es que muchos de estos avances tecnológicos no terminan de incorporarse en nuestro día a día y se quedan en la fase de prototipo pero con el boom tecnológico esto ocurre cada vez menos; lo que antes se podía considerar tecnología propia de una película de ciencia ficción hoy en día es una posibilidad.

HoloLens

HoloLens

 El ejemplo perfecto es Microsoft Holographic, una innovadora forma de interactuar con las computadoras y el mundo real donde básicamente el sistema operativo Windows 10 es proyectado sobre cualquier espacio físico. Lo interesante y revolucionario no es solamente el funcionamiento de esta tecnología sino que se elimina la pantalla por completo expandiendo la experiencia del usuario a todo su entorno.

 

Usando los HoloLens y tecnología de realidad aumentada (el entorno físico real es combinado con elementos virtuales a través de un dispositivo tecnológico creando una realidad mixta) el usuario puede (literalmente) ver las aplicaciones en su espacio real. En el video se puede ver como Darren proyecta sobre una pared un “player” donde puede ver una película –sustituyendo a la televisión LED­–  y lean bien, este “player” lo puede seguir a donde vaya si él así lo desea.

 Otro ejemplo que se puede ver en el video es la aplicación de Skype puesta sobre una pared para tenerla a la vista y no perder el contacto con sus seres más cercanos, recordándose a si mismo que debe llamar a su familia, amigos etc. También podemos ver un perro virtual descansando sobre el piso y moviendo la cola, una pecera que también es una aplicación del clima sobre el buró y un calendario virtual descansando sobre un escritorio.

 Aunque esta tecnología todavía se encuentra en desarrollo, en un futuro no muy lejano será abierta para todo el público lo que nos lleva a muchas preguntas.

 ¿Qué tanto podemos depender de la tecnología o que tan sano es hacerlo? Pensar que pueda llegar el día en que literalmente no tengamos que movernos para no hacer nada invoca el futuro distópico de la cinta Wall-E, dónde la población sufre de sobre peso y la interacción humana está reducida a hablarse a través de pantallas o en este caso, aplicaciones virtuales regadas por nuestro espacio físico.

 Estas preguntas y miedos son válidos porque la era digital ha traído un cambio en la forma de relacionarnos con otros al tener la tecnología más presente que nunca en nuestras vidas. Hay quiénes consideran que ya se ha rebasado un límite y hay quiénes son entusiastas de todas las tecnologías emergentes.

 Nosotros creemos que se puede alcanzar un balance y mantener una vida sana, saludable y productiva siempre y cuando usemos responsablemente las tecnologías emergentes y educando a nuestros niños a hacer lo mismo, balanceando la parte social, familiar y practicando alguna actividad física. Porque finalmente, el futuro lo construimos nosotros y si ponemos bien los cimientos, no tenemos porque preocuparnos.